Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español!

Aunque las personas con ansiedad pueden identificarse con los síntomas y sentimientos de otros que tengan ansiedad, a veces la ansiedad se expresa de maneras que no se espera. Comportamientos que no parecen mostrar ansiedad son justamente eso. A veces es difícil explicar porqué un momento de ira, o necesidad repentina de aislarse, se debe a la ansiedad.

Para tener una mejor idea de las diferentes maneras en que la ansiedad puede manifestarse, les pedimos a las personas de nuestra comunidad que compartan algo que hacen cuando están ansiosos, que otros no notarian que se debe a la ansiedad.

Esto es lo que nos dijeron:

1. “Tengo una mala actitud de repente y puedo ser muy impaciente con la gente aunque no sea su culpa.” — Lisa K.

2. “No puedo expresarme bien. No encuentro las palabras adecuadas, no salen en el orden correcto y no puedo procesar lo que la gente me está diciendo. No puedo mirarlos ni oírlos hablar. No tengo idea de lo que me acaban de decir y no los entiendo en absoluto.” — Laura P.

3. “Soy impaciente con la gente y me cierro totalmente. Muchas personas piensan que las personas con ansiedad están visiblemente estresados, inquietos, pero la mayor parte del tiempo es una batalla que ocurre dentro de mi. Sé que aparento estar de mal humor, y sí lo estoy si es que la gente me obliga a platicar cuando estoy teniendo un ataque de pánico.” — Amanda P.

4. “Cuestiono todo y nada me convence que las personas que yo amo no me odian.” — Lillian S.

5. “Siempre estoy inquieta. Juego con mi teléfono, manos, lo que sea. Siempre juego con mi teléfono cuando estoy afuera. Si estoy esperando en la fila en Walmart, saco mi teléfono. Sólo estar ahí parada me pone ansiosa.” — Kariy Y.

6. “Empiezo a temblar, empiezo a enojarme y me frustro, me pongo muy callado. La decisión más simple se vuelve extremadamente complicada o comienzo a cerrarme y no ser consciente de mi entorno. No puedo pensar en las palabras que quiero decir, y tartamudeo.” — Matt S.

7. “Me vuelvo hostil. Me lleno de ansiedad y a veces digo cosas malas sin querer porque siento que estoy en una situación de escape. Afecta mis relaciones con otras personas si no me cuido de lo que digo cuando estoy ansiosa.” — Morgan M.

8. “Cubro mi boca con mi camisa justo debajo de mi nariz. Me hace sentir segura, como dormir con una manta que cubre mi cara por la noche. La gente me mira, pero no me importa porque es para mi propia comodidad.” — Christina M.

9. “Me jalo el cabello. Y otras personas tal vez piensan que es terrible, pero no puedo parar.” — Rebecca S.

10. “Hablo demasiado fuerte y con un tono de urgencia sin darme cuenta.” — Jennifer P.

11. “Mi ansiedad me hace dar dermatilomanía. La gente se da cuenta que rasguño y pellizco mis dedos hasta que sangro, pero no entienden porque. Solo pasa cuando estoy ansiosa, y es difícil de explicarlo ya que no me doy cuenta de que lo estoy haciendo. Entonces me pongo más nerviosa e irritable.” — Erica K.

12. “No me puedo quedar quieta. Hago cualquier cosa para distraerme; acabo arrodillada en el baño, cepillo de dientes en mano, refregando los azulejos. También muerdo mis uñas y sacudo mi pie.” — Audrie M.

13. “Dejo de contestar mis mensajes. Hablo poco cuando estoy con alguien, o hablo demasiado.” — Erika K.

14. “Sacudo mi(s) pierna(s), casi como una defensa, generalmente de manera más fuerte si me encuentro ante una tormenta que está agravando mi ansiedad. También me rasco, a veces dañando mi piel. Es como si me desconecto del mundo para distraerme. La mayoría de las personas asumen que son hábitos normales, en realidad aparecen cuando estoy ansiosa.” — Kate E.

15. “Empiezo a mecerme. Ha sido una forma de relajarme desde esta que era una niña.” — Malia L.

16. “Cancelo planes… aunque signifique perderme algo que me gustaba mucho. La ansiedad ha sido una gran parte de mi vida durante unos dos años y me he perdido mucho debido a ella. Sólo pensar en planear algo puede ser muy agotador físicamente. Yo no creo que la gente sepa que estoy tan agotada de tan solo preocuparme de lo que podría suceder, que preferiría quedarme en casa.” — Kayla L.

17. “Me cierro totalmente. Cuando lo hago, la gente siempre asume que soy antisocial o malcriada. Sólo hay tres personas con las que soy capaz de hablar cuando estoy ansiosa y me tomó años adquirir esa confianza.” — Jessica T.

18. “Tartamudeo y no hablo claramente. Mi habla empeora el momento que me pongo ansiosa. Es muy molesto. La mayoría de la gente piensa que tengo tartamudeo, pero no es así.” — Alyssa B.

19. “Me enojo mas de lo que tiene sentido. Cuando algo se siente raro, asumo que hice algo malo o que alguien está molesto conmigo, y que ya no quieren estar conmigo. Estos pensamientos se descontrolan muy rápido, y se manifiestan como ira.” — Laura B.

20. “Bromeo con la gente o elogio a desconocidos en la calle. Mucha gente, incluyendo mi familia, me preguntan por qué hago eso, y por lo general digo que no puedo manejar mi estrés. Solo trato de hacer sonreír a alguien, y eso me hace feliz también.” — Terri A.

21. “Dedico toda mi concentración al mantener mi ansiedad bajo control. Si me haces perder el enfoque o me interrumpes, me vuelvo impaciente o doy la impresión de ser fría o maleducada. Es porque no tengo la suficiente energía para dividir mi atención entre tú y mi ansiedad.” — Adelle W.

22. “Camino de arriba para abajo. Siento que no puedo caminar lo suficientemente rápido; después de un rato, tengo que parar, y empiezo a hiperventilarme. Eso generalmente se convierte en un ataque de pánico. Entumecimiento y hormigueo, y no poder respirar.” — Kathy Z.

23. “Me pongo callada y a menudo uso mi celular. Me acusan seguidamente de ser maleducada o poco sociable en ciertas situaciones, pero ¡me distraigo con mi celular para tratar de distraerme de todo lo que está pasando a mi alrededor!” — Chloe W.

24. “Pico mis uñas. La mayoría de la gente piensa que solo es un hábito… pero me he dado cuenta de que cuando me siento ansiosa y no tengo nada que me distraiga, me pongo a picar mis uñas.” — Kari Giles

25. “Empiezo a masajear mi cuello y garganta porque se siente apretado debido a la náusea. O apreto mi punto de presión entre mis dedos pulgar e índice. Trago y toso. Me vuelvo callada o irritable y mis respuestas son cortas y al grano. Me alejo de otras personas, y cuando no puedo hacer eso, me acomodo como para no estar directamente frente a ellos. A veces jalo el pelo detrás de mi cuello. También me escondo en el baño durante mucho tiempo con el ventilador encendido para bloquear las luces y los ruidos.” — Erin M.

26. “En general, dejo de mirar a los ojos de la gente (si es que lo estaba haciendo antes) y generalmente acabo mirando fijamente la pared o el techo. También pellizco mis dedos o juego con mi pelo.” — Melissa V.

27. “Me hago tronar los dedos todo el tiempo. Una y otra vez sin parar todo el dia. Es sólo una manifestación física de mi ansiedad y no lo puedo parar. A veces me preocupa que sea ruidoso y molesto, pero no puedo parar de hacerlo.” — Rebecca W.

¿Qué agregarías tu?

Otros artículos en español:

Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.

Go to Source
Author: Sarah Schuster